¡Bravo, Rosina!

A principios del siglo XX el abuelo de Rosina regresa de un largo viaje con algo extraordinario: un gramófono y unos discos negros de donde brota música. Anuncia que hará su propia fábrica de discos, a la cual Rosina tendrá prohibido entrar, pero desde el almendro del patio ella puede observar todo; incluso al gran tenor Borgioli que ha venido a grabar un disco…

 

-Los Mejores del Banco del Libro, 2006