Tú no me vas a creer

“Antenoche vino El Malo, tú no me vas a creer, ronco, peludo y feo, que me quería comer”. Un niño relata una terrible pesadilla a su madre, quien lo apacigua; al final, es este amor incondicional lo que le devuelve sano y salvo de vuelta a la realidad. Las bellas ilustraciones de Irene Savino dan vida a los escenarios de esta aventura onírica.